Hoy en día, el mundo real es apoderado por el mundo que creamos: el mundo digital.

Gracias a las redes sociales las noticias del lado opuesto del mundo en el que nos encontremos llegan a nosotros en cuestión de segundos. Esto a diferencia de algunos años atrás, nos beneficia, ya que podemos estar informados de todo lo que acontece a nuestro alrededor, así como conocer diferentes posturas acerca de ciertos temas y así poder crear nuestra propia concepción de los sucesos que nos afectan como sociedad.

Fake News del poder

Sin embargo, el fenómeno de la esparsión de noticias en segundos, ha traído también confusión y un tanto de desinformación. Las famosas fake news término galardonado por los editores de los diccionarios de Oxford, como el vocablo más utlizado del año 2017, así como la más utlizada por el presidente Donald Trump de los Estados Unidos.

“No he inventado el término porque creo que otras personas lo han usado a lo largo de los años, pero nunca lo había notado. Lo que sí he hecho es darle visibilidad, porque lamentablemente nuestro país está plagado de ella y es una pena”, mencionó el mandatario estadounidense en una entrevista para CNN.

Las fake news en tiempos de elecciones son más notables, es la típica acción de la guerra sucia en la política. En México, después de que Mark Zuckerberg tuviera problemas por su supuesta participación en las elecciones de Estados Unidos del 2016, emitió avisos a página completa en algunos periódicos nacionales donde ofreció consejos para detectar noticias falsas, como: “Duda de los títulos”, “Observa con atención la URL”, “Investiga la fuente”, “Comprueba las fechas”, entre otros.

¡A la velocidad de las Fake News!

De acuerdo a un estudio del Instituto de tecnología de Massachusetts en Estados Unidos (MIT, por sus siglas en inglés) publicado en la revista Science, las fake news viajan más  rápido y generan un mayor alcance en las redes sociales que las noticias verídicas.

El estudio reveló que las fake news tienen un 70% más de posibilidades de ser retuitadas que una información real. En este estudio en el que se analizaron 126,000 publicaciones de noticias de Twitter que fueron difundidas y retuiteadas 4,5 millones de veces por tres millones de usuarios de la red social entre 2016 y 2017, las noticias falsas alcanzaban las 20,000 personas, mientras que a las noticias verdaderas llegaban a 10,000 de alcance.

Pero la pregunta importante es: ¿por qué las noticias falsas tienen un mayor impacto en la población? A esto los estudiosos respondieron: “La novedad atrae la atención, contribuye a la toma de decisiones y esto alienta a que la información se comparta, aunque no comprobemos si se trata de algo falso o no”.

 

 

 

Inundación de información

Inundación de información

En un mundo con más de 2.167 millones de usuarios en Facebook y más de 30 millones de usuarios en Twitter, la desinformación está a la orden del día, noticias sin fundamentos, falsas, inventadas o manipuladas pasean por todo el planeta a la velocidad que sólo las redes sociales nos pueden brindar.

¿Cuál sería la solución? La solución a este problema común en la historia de nuestra humanidad que busca la satisfacción de intereses individuales o que sólo obedece a un acto generado por la alienación o entretenimiento, pero que ha tenido más fuerza en la era de las redes sociales, es la comprobación de los datos que recibimos diariamente, hacer un análisis de lo que consumimos y ser conscientes de lo que compartimos es verídico y valioso para los demás.

 

Fuentes: La Nación, Forbes, El Financiero, MVS Noticias, We are Social.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *