De acuerdo a un estudio de las Universidades de Indiana y Carolina del Sur, entre el 9% y 15% de perfiles registrados en Twitter son bots. Es decir, entre 30 y 48 millones de cuentas.

 

¿Qué es un bot?

Los bots son cuentas que funcionan automáticamente simulando ser una persona real: son robots que, si no analizas detenidamente su comportamiento, pueden llegar ser confundidos con personas reales.

Inicialmente, los bots eran simplemente cuentas creadas por los usuarios famosos que querían mantener su reputación “sana”: usaban esas cuentas alternas para publicar lo que en su cuenta original no lo habrían hecho, ya sea por vergüenza, por evitar controversias o cualquier otro motivo.

Hoy en día, los bots se han popularizado debido a acontecimientos relativamente recientes. Por ejemplo, en la campaña presidencial de Estados Unidos del 2016, cuando se registraron hasta 200.000 tweets relacionados con el tema pero provenientes de cuentas rusas, las cuales fueron eliminadas posteriormente.

Tipos de bots.

Los bots son creados para cumplir determinadas funciones, y es difícil que uno solo cumpla varias a la vez. Y aunque la “reproducción” de los bots es algo que va acelerando su proceso cada vez más y es difícil clasificar a todos los que existen, estos son los principales:

Following Bots

Son los más conocidos. Su única función es la de aumentar la cifra de seguidores de una página o cuenta en alguna red social para aparentar más popularidad. En la política son comúnmente utilizados.

Traffic Bots

Son parecidos a los anteriores, pero con la peculiaridad de que estos sí pueden realizar acciones sencillas como dar clic en ciertas ubicaciones como anuncios, tanto en redes sociales como en la web en general. También aumentan las vistas en videos de YouTube. Gracias a Google, este tipo de bots son cada ve menos comunes.

Trending Bots

No es difícil deducir su función con base en su nombre. La intención de estos bots es la de aumentar la conversación en torno a un tema específico o hashtag, para de esa manera convertirlo en Trending Topic. Al igual que los Following Bots, se intenta simular la popularidad de una persona o situación.

 

Bots en el Marketing

A veces puede resultar un poco difícil aumentar el número de seguidores o fans que tienes en tu cuenta en alguna red social. Sin embargo, aunque la cantidad de seguidores es un número realmente importante para cualquier cuenta (por algo la comercialización de bots es un gran negocio: 100 seguidores por $50) es importante recalcar que la calidad del contenido resulta ser un factor más importante en cuanto al reconocimiento de marca.

Con el uso de los bots, realmente no se está generando un buen engagement, ya que el alcance de las publicaciones, aunque este sea alto, no llega a personas reales y, consecuentemente, no hay clientes potenciales.

Esto se puede notar de manera relativamente fácil si se pone atención en la relación Seguidores – Interacciones: si por ejemplo, una cuenta tiene 10.000 seguidores y las interacciones en sus publicaciones rondan las 1.000, es muy probable que la mayoría de sus seguidores sean personas reales. Pero, si las interacciones están cerca de 200, es un indicio de que está cuenta tiene Following bots.

Una alternativa relativamente reciente a la que algunas marcas están recurriendo es el uso de influencers: personas con cierta popularidad que promueven el producto o servicio que ofrece la marca. Esto genera en el consumidor un cierto impulso a realizar la compra, lo cual significa que el trabajo de influenciar fue bien realizado.

Cómo identificar los bots.

Una gran cantidad de perfiles que son realmente bots, son fácilmente identificables. Basta con observar rápidamente sus perfiles y poner atención en los siguientes puntos:

  • Foto de perfil. Los bots casi no las usan, y cuando lo hacen, es muy común que establezcan fotos de stock que no se ven naturales. También utilizan imágenes de objetos o dibujos.
  • Comportamiento. Generalmente, no publican contenido propio: se dedican a compartir publicaciones de otras cuentas o enlaces a sitios externos. También suelen compartir muchas veces el mismo contenido o relacionado a un mismo fenómeno.
  • Seguidores. Lo más común en las redes sociales es que sigas a una cantidad de personas, y que una cifra más o menos igual sea la que representan a tus seguidores. En cambio, los bots siguen a muchas más personas de las que los siguen, o simplemente no siguen a nadie, pero publican mucho.

Apostar por una estrategia que además de ser poco ética, es riesgosa para el engaement de tu marca, puede resultar muy costoso. Es mejor empeñarse en crear contenido original para atraer a los consumidores y generar clientes potenciales.

Fuentes: Milenio; Merca2.0; La vanguardia;NY Times.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *